Entre adolescentes la pandemia se vivió como pérdida de tiempo, o como un robo de su vida que cuesta reparar. Y le da su tonalidad también a la experiencia del tiempo en la postpandemia, que se les aparece como una carrera por compensar lo perdido.