Se pusieron en jaque las estructuras del encuadre terapéutico a partir de las situaciones de la pandemia. Implicó nuevas maneras de conexión entre terapeutas y pacientes y también una diferencia en las condiciones de atención: ahora el espacio personal del terapeuta también podía aparecer en las consultas.